3 comentarios

¿Hasta dónde llega la libertad de un periodista en Twitter?

Jack DorseyHace cinco años Jack Dorsey enviaba el primer ‘tuit’ de la historia. Hoy, con más de 200 millones de ‘tuits’ al día, Twitter es una de las principales herramientas de comunicación en Internet. Los medios tratan de adaptarse a este nuevo fluir de la información, unos regulando los comportamientos de sus periodistas y otros otorgando un voto de confianza a esta nueva forma de trabajar.

Nos proponemos hacer un reportaje que responda a la pregunta: ¿hasta dónde llega la libertad de un periodista en Twitter? Si eres periodista y usas Twitter, este es tu blog:

¿Tu medio te ha hecho llegar alguna guía de buenas prácticas?

¿Has sufrido presiones tras publicar un ‘tuit’?

¿Tu comportamiento en Twitter ha tenido consecuencias negativas en tu trabajo?

¿Han querido regular tu comportamiento en tu cuenta personal?

Estamos intentando responder a estas y otras cuestiones relacionadas con el tema, nos gustaría escuchar tu experiencia o la de tus colegas (respetaremos la confidencialidad de las fuentes que así lo deseen).

Nos puedes encontrar en Twitter: @mariasanzv, @ginatosas y @mariacrespob

O en: periodistaentwitter@gmail.com

Anuncios

3 comentarios el “¿Hasta dónde llega la libertad de un periodista en Twitter?

  1. Si en una crónica no contamos nuestra vida privada, desde el twitter no sé si deberíamos hacerlo….

  2. No estoy de acuerdo contigo José Luis. De vez en cuando comentar algo de la vida personal humaniza al periodista, lo hace más cercano a ojos de los lectores. De hecho los periodistas que más seguidores acumulan hacen alusiones frecuentes a aspectos personales.

  3. Las redes social no son más que una prolongación de nuestra vida cotidiana, si trabajas para un medio cuya línea editorial defiende el derecho de la mujer a abortar, para ser simplistas, tendrías cuidado de no decir a diestro y siniestro que estás en contra del aborto. Seguirías siendo tú, con tus ideas, tus opiniones, sólo que tendrías que respetar que tu editor te paga para opinar lo contrario o que tu agencia te paga para defender la reputación de una marca con la que no compartes su política. Es una idea dura y mercenaria del periodismo, pero esto pasa todos los días, por lo menos con los periodistas de a pie (la mayoría). Las grandes firmas pueden permitirse un margen de maniobra más amplio. Y cuidado, esto es lo que opino, no significa que esté de acuerdo. ¿Una solución? Hazte uno pseudónimo con una foto genérica y twittea allí todas tus inquietudes trascendentales que puedan no gustarle a tu editor. ¿Tu editor y tú sois compatibles en casi todas las cuestiones de la vida? ¡Qué suerte tienes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: